El Barcelona, de la mano de Leo Messi, se aseguró su pase a los octavos de final de la Champions League tras vencer cómodamente en el Celtic Park de Glasgow. El empate del Manchester City en Alemania le concede la primera posición del Grupo C

El Barcelona con Messi en el campo es otra historia. El astro argentino volvió a dar una nueva lección sobre un terreno de juego, en su competición predilecta, la Champions League, e hizo que valiera la pena pagar una entrada para ver el partido. Pero eso ya es costumbre. 

La ‘Messidependencia‘ está más presente que nunca. Y es que no hay más que ver los resultados del conjunto de Luis Enrique cuando el rosarino no participa. Ante el Málaga el pasado fin de semana (0-0) fue otra prueba de ello. Pero no iba a suceder esta vez. En un partido nada fácil para los culés, en el que debían sellar su pase a octavos de final, el ’10’ hizo acto de presencia. Y de qué manera. 

Desde el primer minuto se le vio enchufado. Neymar, además, volvió a ser el de las grandes ocasiones y fue su socio número uno. Después de dos acciones peligrosas, en las que o bien no llegó a una asistencia de Busquets y disparó demasiado cruzado, Messi iba a poner su sello. En el 24′, Neymar se inventó un pase imposible, por encima de varios defensas, y Messi, a bote pronto y con el empeine de su inmaculada pierna izquierda, batió a Gordon para poner el 0-1. 

El Celtic, hasta el momento, apenas había olido la pelota, esperando pacientemente atrás, con sus líneas muy juntas para achicar espacios y ahorrarse carreras de más, pero de poco le sirvió. Lo cierto es que le estaba funcionando. Pero Leo es un ‘revientatácticas’. Le dio igual las horas que Brendan Rodgers le dedicara a estudiar el juego del Barcelona. Messi va a lo suyo. 

cx-kisqxuacpjz_

Tras el descanso, los catalanes salieron adormilados y el Celtic lo intentó aprovechar. Presionó la salida de balón de Sergi Roberto, que volvió a fallar en la entrega, provocando una clara ocasión para los locales que acabó en las manos de Ter Stegen. Cuando mejor estaba el Celtic y peor lo estaba pasando el Barcelona, Luis Suárez tiró de picardía para forzar el penalti de la sentencia. Messi aseguró por el centro para tirar por los suelos las aspiraciones de los escoceses. 

Y pudieron ser más, pero el ariete uruguayo tenía la pólvora mojada. Por lo menos el partido también sirvió para ‘limpiar’ las tarjetas de Neymar y Rakitic, que se perderán el próximo duelo de Champions en el Camp Nou ante el Boussia. Además, el joven brasileño del filial, Marlon Santos, hizo su debut oficial con el primer equipo. Y en qué partido.

Messi sigue a lo suyo. Con el transformado de penalti, alcanzó la escandalosa cifra de 100 goles en competiciones internacionales. Una barbaridad de otro planeta. Algo que siempre recordarán los aficionados del Celtic Park. ¿Habrán encontrado por fin al famoso monstruo del Lago Ness? 

Imágenes: Twitter

 Victor Llucià // CLICK DEPORTIVO

Anuncios